miércoles, 4 de enero de 2017

El sector retail está cambiando

David Barragán | Director de Negocio Retail

El sector retail está cambiando. Son muchas las amenazas/oportunidades a las que se enfrenta y que están obligando a una toma de decisiones complejas. El acierto en su posicionamiento futuro será clave para el éxito.

En los últimos meses han proliferado multitud de avances tecnológicos que están produciendo importantes cambios en los hábitos de consumo y compra por parte de los consumidores. Las nuevas tecnologías son desde hace bastante tiempo una realidad, pero la diferencia radica en el número de usuarios que las utiliza: se estima que durante los próximos años su crecimiento será exponencial y la incorporación de nuevas generaciones al mercado de consumo hará cambiar de forma drástica el panorama actual.

En una economía global como en la que estamos, los consumidores se enfrentan a un mercado sin fronteras, teniendo mayor conocimiento de los productos, mayor acceso la información, comparan precios y su decisión de compra será el resultado de la comparativa de distintas opciones.

Las tiendas físicas con su limitación de espacio/producto continuaran librando una batalla desigual, frente a un entorno virtual sin límite en la oferta de productos. La diferenciación de sus productos será clave para su éxito.

Pero ambos mercados (físico + virtual), en la mayoría de los casos, son complementarios. Las marcas basaran su estrategia en la fidelización de los clientes y esta lucha por la fidelización hace varios años que ha comenzado; los principales retailers desarrollan tecnologías para conocer el gusto de sus clientes, intentando anticiparse a los cambios de tendencia y segmentan el mercado ofreciendo a cada cliente lo que él más valora, mientras que las redes sociales cobran en este capítulo especial importancia.

Un papel importante en este objetivo lo tienen las tiendas físicas. Las marcas son conscientes de que la fidelización de un consumidor viene a través de su reconocimiento de marca, por lo que necesitan desarrollar experiencias de compra y la apuesta por los flagship es el fiel reflejo de esta tendencia.

Las tiendas físicas del futuro estarán llenas de avances digitales, estarán orientadas a ser un showroom donde los consumidores puedan ver/tocar el producto aunque la decisión de compra posterior sea online; estarán dotadas de sistemas click&collect (comprar algo online y recogerlo en la tienda) y tendrán pantallas digitales donde poder interactuar, que permitirán desde probarse ropa de forma virtual hasta realizar compra online. Y lo que es más importante, estarán dotadas de medios tecnológicos que les permitirán analizar el comportamiento de los clientes durante la estancia en la tienda.

La integración de los smartphone en los hábitos de compra está determinando que las marcas apuesten por el desarrollo de apps que permita mejorar la experiencia de compra de los consumidores. Recientemente hemos visto como hay tiendas en las que se puede pagar directamente con el móvil sin tener que esperar las colas de las cajas, o como se desarrollan aplicaciones que al entrar en la tienda destacan las ofertas (éstas irán muy dirigidas a los gustos que previamente las marcas han detectado de cada consumidor).

No hay comentarios: